Eibar despunta con el siglo. 1900-1936.

Las transformaciones urbanas de Eibar, iniciadas ya en el siglo XIX, se plasman en un interactivo cuyo punto de partida es el Plan de Ensanche de Ramón Cortazar del año 1903. La proliferación de talleres, las grandes y pequeñas fábricas, los nuevos edificios como el Ayuntamiento y el Mercado o la cubrición del río Ego configuran el nuevo Eibar.

La sala se articula en torno a los hitos más representativos de los primeros años de esta centuria: La Escuela de Armería y sus alumnos, los futuros empresarios eibarreses; Alfa y el nacimiento de la cooperativa; el Banco de pruebas, con el potro de ensayo, que simboliza la definitiva consolidación de Eibar como capital armera.

Las crisis y los momentos de pujanza económica se suceden en este periodo. La gran crisis armera de 1920 obligó a buscar soluciones. Estas vinieron de la mano de la diversificación de los productos: la bicicleta, la máquina de coser, el sacacorchos, la grapadora? nuevos objetos que son el símbolo de la superación de los productores armeros.

La Guerra Civil trunca este periodo. Eibar queda prácticamente destruido, arrasado por bombardeos e incendios. Una proyección con imágenes reales de la guerra divide este espacio.